El Paseo – Great Shift

23 El paseo - El Paseo - Great Shift

Cuando sucedió el “great shift” hubo sobretodo desorden. El 80% de la población mundial había cambiado cuerpo. En la calle había gritos histéricos, gente que corría alocada a ningún sitio, sirenas sonando y caos en el tráfico.

No fue mi caso, yo me encontré en el cuerpo de Marga y lo único que sentía era curiosidad y extrañeza. Pronto me di cuenta de lo que pasaba, bastaba con asomarse a la ventana y escuchar la radio. Así que decidí buscar a mi antiguo cuerpo para saber quién lo ocupaba ahora. Marché a mi antigua casa, y allí encontré al cuerpo en el que nací vestido con las ropas de mi mujer. Me dijo que era “Magda” y que yo estaba en su cuerpo real. Hablamos sobre nuestra vida anterior y me enteré de que en este cuerpo estaba soltera y trabajaba de abogada en el mejor despacho de la ciudad. A Magda le informé que ella era ahora un profesor de escuela casado y padre de dos hijos. Tampoco pareció sorprenderle mucho lo que le conté.

Ella me dijo que lo acompañara que me iba a enseñar su lugar de trabajo. Mientras caminábamos por el parque me fijé intensamente en la tranquilidad que aparentaba Magda en mi cuerpo masculino vestido con ropa de mujer, ella parecía de lo más natural, no parecía notar nada raro, y tampoco se sentía extraña. Sonreí porque sabía que mi secreta pasión de travestirme le había pasado de forma natural a Magda que podría seguir vistiendo sus ropas de mujer pero con el aspecto ridículo que siempre había tenido yo.

En mi nuevo cuerpo iba a ser la mujer joven, guapa y soltera que siempre había querido ser.  Se había cumplido mi sueño, pero eso no podía contárselo a mi travestido amigo.