Mi Nueva Casa – Great Shift

4 Mi Nueva Casa - Mi Nueva Casa - Great Shift

Por fin me atrevía a entrar en casa. En mi nueva casa.

Hacía años que me expulsaron de esta casa de la forma más cruel posible. Yo había servido como servicio a la familia durante más de 40 años. Había servido a la abuela de Raquel y a la madre de Raquel sin que tuvieran ninguna queja. Hasta que heredó la mansión la malvada y rencorosa de Raquel. Apenas tardó una semana en despedirme. Ni siquiera me lo dijo a la cara, me llamó al móvil y me dijo que era muy viejo para servir la mesa así que era mejor que no volviera, que estaba despedido.

Se me destrozó el alma. Después de tantos años trabajando  lo mejor que podía y con todo el cariño a la familia de Raquel y esta no me demostraba ningún cariño. Lloraba sin consuelo y sólo pensaba en la muerte.

Cuando de repente sentí como si un viento frío me atravesara el cuerpo, me transportara y me depositara en un lugar caliente y suave. Abrí los ojos, y aparté de mis ojos una mata de pelo que curiosamente era rubio. No entendía que había pasado, pero, sorprendentemente, estaba dentro del cuerpo de Raquel. Había ocurrido un suceso mundial en el que gran parte de la población mundial había cambiado de cuerpo. Yo había cambiado de cuerpo con Raquel. Yo estaba en su maravilloso body y ella en el mío. JUSTICIA DIVINA. Me atreví a volver a abrir la puerta de la que era la mansión en la que trabajaba y que ahora era mi hogar y llamé a mi antiguo número de teléfono. Respondió Raquel en mi cuerpo y le dije que no intentara demostrar que habíamos cambiado de cuerpo, puesto que mi nuevo marido había cambiado de cuerpo con una mendiga y los dos nos íbamos a proteger para demostrar que éramos de los pocos sin cambio. Pero que no era tan malvada como ella y que le ofrecía de nuevo el trabajo que yo había hecho anteriormente. Entre lágrimas ella aceptó.

Satisfecha y con una sonrisa cruel pensé que llegó la hora de mi venganza, Raquel se iba a enterar de lo cruel que puede ser una señora con el servicio.