La Muñeca – TG No Humana

43 La Muñeca - La Muñeca - TG No Humana

Cuando compré la muñeca al mago sabía que me decía la verdad. Me prometió que a cambio da darle parte de mi alma la muñeca tranformaría mi cuerpo para hacerlo idéntico a ella. Sería una mujer y tan bella como la muñeca más bella del mundo. La magia de la muñeca estaba funcionando perfectamente. Estaba cumpliendo su parte del pacto y yo también cumplía la mía.

El proceso era lento, pero no era doloroso. Todo comenzó cuando sentí como si mi piel respiarara, de repente se volvió flexible y viva, como si algo la estrujara empezó a encoger, arrastrando las arrugas de mi viejo cuerpo hasta hacerlasdesaparecer, luego se fue aclarando hasta tomar los tonos pálidos de una mujer blanca. A continuación, sentí como mi pelo se retorcía sobre mi cabeza y se alargaba mientras se enlazaba en una gigantesca coleta que colgó de mis hombros.

Tampoco sentí cuando dolor mis órganos masculinos retrocedieron hacia el interior de mi cuerpo, no me preocupó. Lo que si me molestó es que no sentí como se creaban mis nuevos órganos sexuales femeninos y tampoco sentí cómo crecían las tetas en mi pecho. ¡Tanto que había imaginado y soñado con este momento y no era capaz de sentirlo!

Lo siguiente fue mi nariz y mis manos, que se volvieron más delicadas y más finas.

Pero por mucho que lo intenté ya no podía mover las manos, ya no los controlaba, se habían quedado paralizados en un extraño gesto.

Supongo que la transformación continuó con mis ojos porque de repente deje de ver. Se estaban volviendo de plástico e imaginaba que tan bellos como los de la muñeca, pero no podía ver con ellos. Intenté gritar, pero mi boca tampoco respondía, apenas conseguí un ruido parecido al de una botella vacía de agua cuando la aprietas.

El proceso terminará con el corazón, ya noto que se empieza a petrificar, pronto dejará de latir… pronto moriré