El Espejo del cambio de Almas – Bodyswap

31 El espejo del cambio de almas - El Espejo del cambio de Almas - Bodyswap

Cuando Laura se miró en el espejo noté como si un vendaval recogiera mi alma de su prisión en el cristal, atravesara el cristal y me depositara al otro lado del espejo en el cuerpo de Laura.

Y así había sucedido.

Cuando recobré las fuerzas y los sentidos contemplé mi nuevo reflejo y en el cristal pude ver como Laura luchaba por liberarse de la prisión de almas que era ese espejo mágico. Mientras tanto, yo, en el cuerpo de Laura sonreía y disfrutaba de las extrañas sensaciones que me mandaba este cuerpo tan joven y tan bello que en esos momentos ya era mi propio cuerpo.

Yo había comprado ese espejo para robar el cuerpo de Laura y se lo había ofrecido como un regalo, sabiendo que ella lo aceptaría y lo colocaría en el tocador de su dormitorio. También me había arriesgado a quedarme prisionero para siempre en su cristal para conseguir mi deseo ser joven, guapa y mujer.

Ahora lo había conseguido y disfrutaba viendo la agonía y el pánico de Laura mientras observaba a su antiguo cuerpo moviéndose por mi voluntad

Nadie la iba a ayudar. Yo no lo iba a permitir. Este cuerpo ahora era mío y lo iba a ser para siempre. Disfrutando con el rozar de la falda en mis rodillas desnudas y el click-clack de los tacones de Laura en el suelo, marché a por un martillo. Iba a romper en mil pedazos ese espejo.